Agronomía y Cosecha de aguaHíbridosInstitucionalesMejoramiento Genético

Por: Alejandra Crespo y María Ximena Escobar

 

jtohme

Joe Tohme, Director de Investigación del Área de Agrobiodiversidad del CIAT. Imagen: CIAT

Desde su primer curso de biología encontró fascinante la temática. Su paso por la Universidad Americana de Beirut en el Líbano y la Universidad Estatal de Michigan en Estados Unidos, confirmó su pasión por la biociencia, la genética y el fitomejoramiento. Su designación como miembro distinguido de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS, por su sigla en inglés) ratifica que su elección por el campo de la investigación fue la correcta; que su pasión está entre la estrategia y el método y que su filosofía de trabajo en equipo recoge frutos por doquier.

 

Él es Joseph Tohme, o simplemente Joe, líder, mentor, administrador y por qué no, gurú científico de generaciones de investigadores que han aprendido a su lado una forma particular de hacer ciencia. Su trayectoria como Director de Investigación del Área de Agrobiodiversidad del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) es una suma de logros junto a su equipo de trabajo, apoyando la investigación en yuca, fríjol, forrajes tropicales y arroz.

 

No es solo ciencia, también es crear sinergia

El arroz ocupa un lugar importante en la agenda de investigación de Tohme y su equipo de trabajo. Parte del reconocimiento de la AAAS incluye los avances realizados en el área de marcadores moleculares y estudios con plantas biofortificadas para incrementar los niveles de hierro y zinc en el arroz.

 

“El caso del arroz es muy interesante. Desde el punto de vista global es el cultivo alimenticio más importante entre los cereales, pero desde el punto de vista científico, gracias a la inversión que en el pasado hicieron la Fundación Rockefeller y USAID[i], tenemos un conocimiento más amplio del arroz que de cualquier otro cultivo”, señala Tohme y se refiere a las oportunidades que brinda la integración entre biotecnología y fitomejoramiento.

 

Un ejemplo de esta sinergia es la secuenciación de 3.000 genomas de arroz por parte del Instituto Internacional de Investigación en Arroz (IRRI) en Filipinas, un insumo de gran importancia que está siendo aprovechado por el CIAT. “Esta información genética nos está dando herramientas para ayudar a los mejoradores a fijarse en características de importancia agronómica. Actualmente, dentro del CIAT hay diferentes grupos que lo están utilizando para Hoja Blanca, piricularia y calidad. Todo este esfuerzo va a ayudar a los mejoradores a ampliar la precisión de selección con bastante éxito”, indica Tohme.

 

Y en este esfuerzo, Joe Tohme ha conformado un engranaje incluyente que ha permitido que poco a poco todas las piezas de la investigación se vayan acomodando por un bien común.  

 

“Necesitábamos poder comunicarnos, conversar entre biólogos moleculares y fitomejoradores, porque teníamos dos idiomas diferentes. Cuando se empezó a ver esa sinergia, esa conversación, pudimos estrechar esa brecha que nos separaba. Se demostró que hay una fortaleza en la biotecnología pero que por sí sola no resuelve los problemas, necesitamos tanto de los fitomejoradores en el campo como de los biólogos moleculares en el laboratorio. Y en ese sentido Joe Tohme ha estado mediando entre los dos mundos”, explica Gerardo Gallego, Jefe de Laboratorio de la Unidad de Biotecnología del CIAT, quien ha trabajado por 23 años al lado de Tohme.

 

“Joe ha mostrado que tiene la capacidad para integrar a todas las disciplinas que tienen que ver con el desarrollo de la agricultura, incluyendo la biotecnología, el fitomejoramiento, la fitopatología, la entomología y la fisiología, con el objetivo de desarrollar mejores variedades para entregarlas a los agricultores, a los consumidores, y en beneficio de toda la población de Latinoamérica”, asegura Fernando Correa, Líder del Programa de Arroz del CIAT. 

 

De la sinergia al FLAR

El FLAR no ha sido ajeno a las grandes contribuciones de Joe Tohme y su equipo. Su presencia ha venido incrementando conforme las nuevas dinámicas que marca la investigación del arroz en América Latina y así lo reconoce Gonzalo Zorrilla, Director del Programa Nacional de Arroz del INIA en Treinta y Tres, Uruguay: “Es un científico que tiene la gran virtud de entender muy bien cuáles son los problemas que hay que atender en la agricultura y especialmente en el arroz. Ha hecho un enorme trabajo en lo que es orientar la ciencia, la verdadera ciencia, las últimas tecnologías de cualquier lado que provengan, en la búsqueda de soluciones concretas y productos de valor para la producción arrocera”.

 

Como representante del CIAT ante el Comité Administrativo del FLAR, Joe Tohme cumple una importante función como referente científico, así lo manifiesta Eduardo Graterol, Director Ejecutivo del FLAR: “Joe nos ha abierto los ojos hacia las oportunidades que pudiésemos tener, sacando mucho más provecho de las plataformas de investigación, de las capacidades que tiene el CIAT en mejoramiento genético y, de una manera mucho más precisa, con las nuevas tecnologías enfocadas hacia la búsqueda de las características de mayor interés”.

 

El mejoramiento genético, la búsqueda de genes para características agronómicas de importancia, la identificación de marcadores para tolerancia al frío, la mejora de la calidad, la secuenciación de genomas para entender la estructura genética del material híbrido y un gran componente de capacitación, gracias al apoyo de la Alianza Global para la Ciencia de Arroz (GRiSP, por su sigla en inglés), son algunos de los esfuerzos colaborativos que se llevan a cabo entre el CIAT y el FLAR.

 

Sin embargo, su aporte al FLAR va más allá del campo de la investigación, ubicándose en el plano institucional. Siempre que puede actúa como embajador y se refiere a la importancia del FLAR como organismo que atiende las principales necesidades del sector en la región, a través de sus socios. “En el CIAT hay un compromiso estratégico para fortalecer al FLAR. CIAT es parte del FLAR y estamos comprometidos con la obtención de logros en beneficio de los productores. El hecho de que el FLAR esté cumpliendo 21 años es una demostración adicional de la fortaleza de la alianza entre el sector arrocero latinoamericano, el FLAR y el CIAT”, ratifica Tohme.

 

 

Más allá de la ciencia

A Joe Tohme lo rodea un grupo o como él dice “una colección de personas con gran valor” que comparten su visión de la investigación, su filosofía de la ciencia: ver de qué forma se pueden solucionar los problemas a partir de la colaboración y el trabajo en equipo.

 

Sin duda sus cualidades de mentor, maestro, guía y referente científico hicieron que los ojos de la AAAS notaran su trayectoria y la reconocieran. Pero Joe Tohme no es solo un científico, es una persona que con su estilo particular siempre está pensando en cómo aportar a la formación de quienes le rodean.

 

Tal vez ese sea su mayor reconocimiento, saber que su influencia reposa en cientos de científicos que un día serán distinguidos por sus logros extraordinarios en la ciencia.

 

[i] Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, por su sigla en inglés