InstitucionalesSin Categoría

Fuente: CIAT Blog

16/12/2016 – El proyecto “Desarrollo y adopción de un sistema de producción de arroz con bajo uso de insumos para América Latina, a través de mejoramiento genético y tecnologías avanzadas de manejo del cultivo” llega a un momento clave de su ejecución, luego de dos años y medio  de trabajo de investigación (se inició en 2014 y finalizará en 2019). Esta iniciativa, fruto de la estrecha colaboración entre Colombia y Japón, cuenta con la financiación de la Alianza de Investigación en Ciencia y Tecnología para el Desarrollo Sostenible (SATREPS), a través de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón, (JICA) y la Agencia de Ciencia y Tecnología de Japón (JST). CIAT es la institución líder en este proyecto junto a colaboradores estratégicos como el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, Fedearroz, FLAR y la Universidad del Valle.

 

Por lo anterior, misiones evaluadoras – conformadas por expertos de Japón y Colombia – realizaron una exhaustiva revisión de los avances, resultados y actividades del proyecto, examinando  la ejecución del mismo  y verificando si  se están logrando los propósitos de hacer del arroz de riego un cultivo más amigable con el medio ambiente, adaptado a los efectos del cambio climático (sobre todo en lo que se refiere al uso de agua y fertilizantes).

 

“El propósito fundamental de la evaluación fue recibir recomendaciones para que el proyecto se fortalezca y así mismo ayude a los agricultores y al sector arrocero a ser más productivos y competitivos”, manifestó el doctor Manabu Ishitani, líder del proyecto en Colombia. Visitas a los campos experimentales del CIAT, de Fedearroz y de las fincas de los agricultores, diálogos con el Ministerio de Agricultura de Colombia, entrevistas con los diferentes actores del proyecto y el análisis detallado de los planes de trabajo y compromisos fueron, entre otras, las actividades realizadas.

 

“Me llamó la atención la metodología de evaluación y la rigurosidad con la que se evaluó cada detalle porque esto permite identificar claramente las fortalezas y debilidades del proyecto y facilita la toma de decisiones efectivas para garantizar el logro de los objetivos”, indicó Alba Lucía Chaves, una de las evaluadoras del proyecto.

 

Los resultados de la evaluación del proyecto en términos de pertinencia, efectividad, eficiencia, impacto y sostenibilidad se encuentran registrados en un documento de 30 páginas. El fortalecimiento de las capacitaciones y los entrenamientos en las tecnologías de agricultura de precisión fue una de las recomendaciones para asegurar el éxito en la etapa de transferencia de tecnología.

 

La misión evaluadora se complementó con la llegada a Ibagué de siete científicos, provenientes de diferentes instituciones y Universidades de Japón, que van a asesorar a los agricultores y al personal de Fedearroz  en la implementación de las actividades actuales del proyecto.

 

Las misiones evaluadoras contaron con la participación de:

Dr. Makoto Inaba, asesor senior, Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA); Asuka Shibuya, subdirectora, Departamento de Desarrollo Rural, JICA; Dr. Shuichi Asanuma, Supervisor de investigación, Departamento de Asuntos internacionales (Grupo SATREPS); Dr. Kensuke Kodaira, asistente de investigación grupo SATREPS, Mr. Isao Dojun, Consultor, Chuo Kaihatsu Corporation; Ms. Hiroko Ishii, interprete, Translation Center Pioner, Co. Ltd.; Sr. Juan Carlos Sandoval, profesional a cargo de Japón, Agencia Presidencial de Colombia (APC); Sara María Campos, coordinador, Grupo de Innovación y Desarrollo Tecnológico y Protección Sanitaria, Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR); Alba Lucía Chaves, asociado de investigación del CIAT; Iván Camilo Ávila, asistente, Sub-División Técnica, Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz).