MAYOR EFICIENCIA Y TECNOLOGÍA EN EL LABORATORIO DE CALIDAD DE ARROZ DEL FLAR


 

Foto inicial2

Algo nuevo se está cocinando en el laboratorio de calidad de arroz del FLAR. Integración de procesos, espacios renovados y modernos equipos hacen parte de la transformación que, en un esfuerzo compartido con el CIAT, se viene realizando con el objetivo de mejorar la efectividad de los procesos y la exactitud de los análisis de calidad molinera y culinaria del arroz.

 

Estos cambios no solo hacen parte de un plan de mejoramiento de la capacidad de investigación y los servicios que ofrece el laboratorio tanto para el CIAT, como el FLAR y sus miembros, sino que también buscan responder a las exigencias del sector, donde la calidad es un factor determinante de la producción arrocera.  

 

22 años de transformaciones

Desde 1995 el FLAR asumió la responsabilidad de coordinar las actividades del laboratorio que hasta ese momento llevaba a cabo el programa de mejoramiento de arroz del CIAT. El funcionamiento del laboratorio de calidad CIAT-FLAR evitó la duplicidad de esfuerzos, permitió que se compartieran costos de equipos y procesos, así como también facilitó el intercambio de conocimientos en la implementación de metodologías, protocolos y experiencias comunes en torno a la calidad del grano de arroz. “El laboratorio es un ejemplo emblemático de los principios operativos que impulsaron la creación del FLAR, pues demuestra cómo se beneficia todo el grupo cuando un socio, como es el CIAT, se especializa en una función específica en la que tiene una fortaleza evidente para ofrecer al resto: la evaluación de calidad”, explica Luis Roberto Sanint, director ejecutivo 1995-2006.

 

En los primeros años del laboratorio se utilizaban métodos de referencia convencionales para la evaluación de calidad. Así lo recuerda Victoria Kuri, coordinadora del laboratorio hasta 2010, “durante mucho tiempo los análisis que se realizaban no habían cambiado, no se contaban con pruebas de calidad diferentes, la disponibilidad de semilla para utilizar en generaciones tempranas era limitada y las evaluaciones requerían un trabajo dispendioso”.  Sin embargo, en 1998 y gracias a una donación del CIAT, el laboratorio dio un gran paso hacia la modernización y automatización del análisis de amilosa con la adquisición del equipo de espectofotometría de infrarrojo cercano NIRS System 6500. “Conocimos de una tecnología que estaba revolucionando la investigación con mucho éxito. Así fue como el NIRS llegó al laboratorio y a punta de empeño, desvelos y frustraciones logramos adaptarlo a nuestras necesidades”, cuenta Kuri.

 

Los miembros del FLAR siguieron priorizando la calidad del grano como una característica indispensable para incluir en las nuevas variedades lanzadas al mercado. Gonzalo Zorrilla, director ejecutivo 2006-2013, indica que durante este período se continuó trabajando en la actualización de conocimientos que permitieran optimizar la evaluación de calidad que se realizaba en el laboratorio. “El IRRI1 creó una red internacional de calidad denominada INQR2, de la cual el FLAR hizo parte y que fue fundamental pues nos permitió intercambiar información sobre metodologías y parámetros de calidad de grano con otros laboratorios de calidad de arroz alrededor del mundo”, señala Zorrilla.

 

lineadetiempo1  

 

Integración de procesos, nuevos equipos y espacios renovados

Desde 2013 el plan de modernización del laboratorio cobró mayor importancia y, nuevamente, un esfuerzo compartido por el CIAT y el FLAR materializó la adquisición de herramientas y la adecuación de espacios que permitieran, junto con aumentar la capacidad de investigación, la integración de dos actividades clave que ayudan a los fitomejoradores de arroz en la toma de decisiones: los análisis de la calidad molinera y la calidad culinaria del arroz.   

 

Distribución de equipos en el laboratorio.

Distribución de equipos en el laboratorio.

La adquisición del equipo S21 para el análisis de centro blanco en 2013, el analizador de viscosidad RVA en 2015, la balanza y analizador de humedad Ohaus en junio de 2016 y más recientemente la compra del NIRS DS2500, hacen parte de la renovada infraestructura del laboratorio. Paralelamente, se han  dado avances en otros aspectos como el entrenamiento de un panel sensorial para evaluar diferentes atributos asociados a la calidad del arroz cocido, como el brillo y la adhesividad, realizado en 2013. 

 

En los últimos años el laboratorio ha venido creciendo, tanto en su capacidad de análisis como en el número de muestras que se realizan. Este cambio y la incorporación de nuevos equipos, que nos dan mayor versatilidad para ofrecer nuevos análisis a los usuarios, impulsaron la remodelación de las instalaciones”, comenta Eduardo Graterol, director ejecutivo del FLAR.

Katerine Loaiza, coordinadora del laboratorio desde 2011, explica que la remodelación comprendió la ampliación del área de almacenamiento, una mejora que “permitió también optimizar el paso a paso de la evaluación de calidad culinaria, dándoles un orden lógico a los equipos, acorde con el proceso”, comenta.

 

Pero sin duda, el cambio más importante que presenta el laboratorio de calidad es la integración de los análisis de calidad molinera y culinaria en un espacio compartido, lo que permitirá hacer mayor trazabilidad y seguimiento a las muestras que llegan al laboratorio. Es así como en 66 metros cuadrados se pueden encontrar el área de almacenamiento de muestras, un cuarto anexo que alberga los equipos para descascarar, pulir, clasificar y moler el arroz, los equipos de análisis de centro blanco, viscosidad y amilosa, así como las ollas arroceras donde se realiza la cocción de las muestras.

 

Con estas nuevas capacidades estamos ofreciendo un mejor servicio para que los fitomejoradores, los productores, la industria y los consumidores puedan disponer del arroz con la calidad esperada”, afirma Graterol.

 

Visite la galería de fotos de la transformación del laboratorio 

 

Cuestión de calidad

Para Joe Tohme, líder del área de agrobiodiversidad del CIAT, con los cambios recientes el laboratorio de calidad cobra suma importancia no solo para el FLAR y el CIAT sino para la región, ya que como él lo explica “la calidad del arroz será el carácter de diferenciación a futuro, tanto para mercados locales como para el mercado de exportación regional e internacional”.

 

Con la pintura aún fresca, CIAT y FLAR siguen pensando en las posibilidades para acelerar el impacto del laboratorio en la investigación de la calidad. “Queremos socializar estas nuevas capacidades con los usuarios, por eso el laboratorio está abierto para quienes quieran venir y conocer los métodos de análisis que avanzan muy rápidamente y que están disponibles en nuestro laboratorio de calidad de arroz”, insiste Graterol.

 

Por el momento el laboratorio de calidad de arroz del FLAR seguirá prestando sus servicios al CIAT, al FLAR y sus miembros como lo ha hecho durante los últimos 22 años, con eficiencia y manejando altos estándares para el análisis y almacenamiento de muestras.

 

El antes y el ahora del Laboratorio de Calidad de Arroz del FLAR
  Antes Ahora
Estructura
  • Baja capacidad de almacenamiento de muestras (6.300 sobres)
  • Laboratorio de molinería en un espacio separado
  • Ampliación del área de almacenamiento de muestras (más de 15.000)
  • Cuarto anexo para pruebas y equipos de calidad molinera
Equipos
  • Espectrofotómetro UV 3000 CECIL
  • NIRS System 6500 para análisis de amilosa
  • Balanza analítica
  • Espectrofotómetro UV 3000 CECIL
  • Balanza analítica
  • S21
  • RVA
  • Balanza y analizador de humedad Ohaus
  • NIRS System 6500 y NIRS DS 2500
Procesos
  • Escala visual de centro blanco y longitud de grano
  • Prueba alcalina (método manual que tomaba más de un día para el análisis de una muestra con réplicas)
  • Consistencia de gel (Prueba de gelatinización)
  • Método colorimétrico para contenido de amilosa (80 muestras por día)
  • Escala visual y equipo S21 para análisis de centro blanco
  • Panel sensorial entrenado
  • Analizador de viscosidad RVA
  • Balanza y analizador de humedad Ohaus
  • NIRS System 6500 y NIRS DS 2500 para análisis de amilosa (300 muestras por día)
  • Mayor exactitud del análisis
  • Menor uso de agua
  • Menor uso de químicos
  • Cuidado del medio ambiente
  • Menor riesgo de contaminación de muestras
Investigación
  • INQR – Red internacional de Calidad de arroz del IRRI
  • Calibración del NIRS de acuerdo a estándares internacionales de perfiles de calidad
  • Mayor proyección hacia la investigación
  • Evaluación de contenido de amilosa en arroz integral empleando el NIRS DS2500
  • Estudio sobre los perfiles de calidad de arroz en América Latina
  • Estudio sobre perfiles cuantitativos de la cocción del grano utilizando el RVA
  • Uso de imágenes para la determinación de centro blanco y longitud de grano

 

1International Rice Research Institute, IRRI.

2International Network for Quality Rice, INQR.

 

Notas relacionadas:

El FLAR entrena panel sensorial para análisis de calidad de arroz

Póster: Entrenamiento de un panel sensorial en el laboratorio de calidad del FLAR

RVA: Nueva herramienta para evaluar la calidad de cocción del arroz en el portafolio CIAT-FLAR

NIRS DS2500 amplía capacidades en el laboratorio de calidad de arroz