COLOMBIA – CRECIENTES INUNDARON MIL HECTÁREAS DE ARROZ EN PUERTO WILCHES


Fuente: Vanguardia

15/05/2017 – Las inundaciones que tienen como principal protagonista el río Magdalena, les están pasando cuenta de cobro a los arroceros de Santander.

 

Hace cinco días los niveles de las aguas se han incrementado sustancialmente al punto que rompieron las murallas de protección y ya inundaron 1.000 hectáreas de arroz; además, amenazan arrasar otras 2 mil hectáreas más.

 

La tragedia acontece en el corregimiento Las Salinas, principalmente, en la vereda Caño Grande (zona perteneciente a Puerto Wilches), sector que se había constituido en uno de los nuevos epicentros para la siembra de ese cultivo en Santander.

 

De acuerdo con Editson Márquez Cárdenas, un joven cultivador y quién lleva tres años en esa zona adelantando siembras de arroz, hace cinco días las creciente del Magdalena se han vuelto incontrolables.

 

“Al rompernos la muralla grande, que era la de contención de las aguas, la situación se volvió incontrolable y dramática”, agregó.

 

En su concepto, las pérdidas son cuantiosas ya que los costos de producción están por el orden de los $4 millones por hectárea.

 

“Nosotros tenemos sembradas cerca de 300 hectáreas, de las cuales 200 están pérdidas en su totalidad”, agregó.

 

Márquez Cárdenas indicó que en esa zona se tienen cultivos de arroz en todas sus etapas. Unos están recientemente sembrados, como otros, a punto de recolección.

 

Según el cultivador, hay sectores donde las aguas han subido dos metros.

 

Igualmente, las crecientes han arrasado cultivos de pan coger como plátano, maíz, auyama y fríjol, entre otros.

 

Volver a empezar

Márquez Cárdenas dijo que esas siembras tienen como soporte económico créditos en varias entidades bancarias.

 

“No le estamos pidiendo al Gobierno Nacional que nos regale nada; simplemente, le solicitamos que nos ayude a refinanciarnos y buscar otro capital de trabajo para volver a empezar”, agregó.

 

Finalmente, comentó que para poder sacar la maquinaria recurrirán a la ayuda de un ferry, que la desembarcará en el sector de Barranco Lebrija, una zona más abajo.