ARROZ BIOFORTIFICADO COMBATE LA DESNUTRICIÓN


Fuente: Eatglobe

29/09/2016 – Aunque el arroz es un alimento básico para miles de millones de personas en todo el mundo en desarrollo, el grano tiene poco valor nutritivo más allá de ofrecer carbohidratos como fuente de energía. El arroz no proporciona micronutrientes esenciales como hierro, zinc y pro-vitamina A, por lo que los nutricionistas utilizan la expresión «hambre oculta» para describir la situación de las personas que dependen del arroz.

 

Esta situación podría cambiar, sin embargo, gracias a una nueva investigación de la Universidad de Melbourne. El genetista de plantas de la universidad, el Dr. Alex Johnson, y sus colegas han creado un arroz modificado genéticamente que produce granos con considerablemente más hierro y zinc a través de un proceso llamado biofortificación. 

 

El arroz contiene habitualmente solo 2-5 partes por millón (ppm) de hierro, y los investigadores trataron de aumentarlo hasta por lo menos 13 ppm, y al mismo tiempo aumentar la cantidad de zinc de 16 ppm a 28 ppm. Los científicos lograron un nivel de hierro de 15 ppm y un nivel de zinc de 45 ppm.

 

«Los resultados muestran que esta tecnología funciona realmente en el campo, no solo en el invernadero», dijo Johnson. Las pruebas de campo también revelaron que, si bien la modificación genética activó el arroz fortificado para absorber más hierro y zinc de la tierra, no aumentó la incorporación de metales pesados nocivos, como el cadmio. Además, los ensayos mostraron que el grano biofortificado proporciona el mismo alto rendimiento que el convencional, y las pruebas nutricionales han demostrado que si tuviéramos que comer este arroz, nuestros cuerpos absorberían fácilmente el incremento en las cantidades de hierro y zinc.

 

Johnson y sus colegas se proponen ahora introducir el arroz biofortificado en Bangladesh, donde casi el 80 por ciento de la tierra cultivada se dedica al arroz, pero donde más de la mitad de todos los niños y el 70 por ciento de las mujeres tienen déficit de hierro.

 

Johnson ha estado trabajando para aumentar el contenido en hierro del arroz desde 2009, y en 2011 identificó un gen específico del arroz que cuando se «activa» aumenta la cantidad de hierro absorbida del suelo. Su ambición es que los agricultores de todo el mundo no hagan frente a costes adicionales para adoptar el arroz biofortificado con hierro y zinc.