ARGENTINA – HACEN ADHESIVOS CON PROTEÍNAS DE LA OLEAGINOSA


Fuente: La Capital 

11/07/2017 – Hace 3 años un grupo de investigadores de eco materiales de la Universidad Nacional de Mar del Plata, iniciaron un proyecto vinculando a los nuevos usos de la soja, mediante la elaboración de adhesivos eco compatibles y su utilización en laminados de la industria de la construcción y muebles.

 

El proyecto, que fue premiado por la Asociación de la Cadena de la Soja Argentina (Acsoja), dio como resultado un adhesivo basado en proteína de soja como alternativa económica y ambiental, que logró nuclear las cadenas de la soja, el arroz y los recursos forestales, por medio del valor agregado.

 

Los investigadores Pablo Stefani y Roxana Ruseckaite junto a un grupo de profesionales adjuntos, lograron adhesivos en fase acuosa por modificación química sencilla de la proteína de soja con propiedades competitivas a los sistemas comerciales y libres de compuestos volátiles tóxicos como el formaldehído. “Hoy, este producto puede ser utilizado en la producción de eco-aglomerados y otros laminados”.

 

Estos profesionales, han destacado el rol de los eco aglomerados, que se forman a partir de residuos agrícolas generados por la cáscara de arroz o girasol, procesados de manera similar a los tradicionales, aunque con la utilización como aglomerante de adhesivos de soja.

 

Con el tiempo, tanto la técnica como el producto lograrán reducir la huella de carbono y atenuar el impacto sobre los recursos madereros del país. Sus propiedades lo ilustran en un rango 100 % biodegradable y libre de emisiones en similar porcentual.

 

A pocos años de ingresar su faz comercial, los referentes del proyectos afirmaron con el adhesivo de soja, se podrán encolar planchas con un rango de densidad que van de 600 a 900 kilogramos por metro cúbico. Al mismo tiempo, anticiparon que todos los procesos cuentan con un esquema de simplificación del trabajo, ya que las cáscaras que se utilizan en forma directa (arroz, trigo), para la producción de los aglomerados, no requieren del chipeado y molienda previa como en el caso de los derivados de la madera.